Era viernes en la noche. Sonó el teléfono y no hice ningún esfuerzo por contestar. La semana había sido muy larga con jornadas de sol a sol, y vaya que a esta latitud los días rondando el solsticio de verano son largos como la vía del tren. Skonja contestó el teléfono. Entre sueños escuché mi [...]

Etiquetas: